COLEGIO PARROQUIAL
SAN JUAN XXIII
Nivel Primario y
Nivel Inicial
Güemes 65
Ramos Mejía
Tel.: 011-4658-5779
Nivel Secundario y
Nivel Terciario
9 de julio 151
Ramos Mejía
Tel.: 011-4658-6522
Institucional ¿Por qué elegirnos? Pastoral Nivel Inicial Nivel Primario Nivel Secundario Instituto Técnico Superior Sta María Ex-alumnos

  • pastoral-01.jpg
  • pastoral-02.jpg
  • pastoral-03.jpg
  • pastoral-04.JPG
  • pastoral-05.jpg
  • pastoral-06.JPG
  • pastoral-07.JPG
  • pastoral-08.JPG
  • pastoral-09.JPG
  • pastoral-10.JPG
  • pastoral-11.JPG
  • pastoral-12.jpg
  • pastoral-13.JPG
  • pastoral-14.JPG
  • pastoral-15.jpg

Oraciones para distintos momentos del día

 
Oración de la mañana

oracion-manana
Señor, en el silencia de este día que amanece, te alabo, te glorifico y te agradezco por este nuevo día y por todo lo que me diste, te pido: paz, sabiduría y fuerza.

Quiero mirar hoy el mundo, con ojos llenos de amor y perdón; quiero ser: paciente y comprensivo, manso, humilde y prudente, quiero ver, a pesar de las apariencias, a tus hijos tal, como tú mismo los ves y así no ver, sino el bien en cada uno.

Cierra mis oídos a toda calumnia. Guarda mi lengua de toda maldad. Si debo corregir, guíame y  ayúdame. Que sólo de caridad se llene mi espíritu.

Que yo sea tan bondadoso y alegre, que todos cuantos se acercan a mí, sientan su presencia.

Revísteme de tu belleza Señor, y que en el curso de este día, yo te revele a todos. Amén.

Oración de la noche

oracion-noche
Tú, a quien he buscado, Señor,
en este día,
a quien he escuchado,
dame el reposo de esta noche.
Tú, a quien he cantado, Señor,
en este día,
a quien he orado,
dame el reposo de eseta noche.
Tú, a quien yo he negado, Señor,
en este día,
a quien he amado,
dame el reposo de esta noche. Amén.

 

Plegaria de la Noche (Padre Larrañaga)

Padre mío, ahora que las voces se silenciaron
y los clamores se apagaron,
aquí al pie de la cama
mi alma se eleva hasta a Ti para decirte:

Creo en Ti, espero en Ti,
te amo con todas mis fuerzas.
Gloria a Ti, Señor.
manosrezandoDeposito en tus manos
la fatiga y la lucha,
las alegrías y desencantos
de este día que quedó atrás.

Si los nervios me traicionaron
si los impulsos egoístas me dominaron,
si di entrada al rencor o a la tristeza,
¡perdón, Señor! Ten piedad de mí.

Si he sido infiel,
si pronuncié palabras vanas,
si me dejé llevar por la impaciencia,
si fui espina para alguien, ¡perdón, Señor!
No quiero esta noche entregarme al sueño
sin sentir sobre mi alma
la seguridad de tu misericordia,
tu dulce misericordia
enteramente gratuita, Señor.

noche-lunaTe doy gracias, Padre mío,
porque has sido la sombra fresca
que me ha cobijado
durante todo este día.
Te doy gracias porque
-invisible, cariñoso, envolvente-
me has cuidado como una madre,
a lo largo de estas horas.

Señor, a mi derredor
ya todo es silencio y calma.
Envía el ángel de la Paz a esta casa.
Relaja mis nervios, sosiega mi espíritu,
desata mis tensiones,
inunda mi ser de silencio y serenidad.

Vela sobre mí, Padre querido,
mientras me entrego confiado al sueño,
como un niño que duerme feliz en tus brazos.

En tu nombre, Señor,
descansaré tranquilo. Así sea.

Bendiciones de la mesa

"El cristiano, antes y después de comer, tanto si lo hace solo como si comparte los alimentos con otros hermanos, da gracias a Dios providente por los manjares que cada día recibe de su bondad. No deja de recordar, además, que el Señor Jesús unió el sacramento de la Eucaristía al rito de un banquete y que, una vez resucitado de entre los muertos, se manifestó a los discípulos al partir el pan.
El cristiano, cuando se sienta a la mesa, reconociendo en los manjares que le dan una señal de la bendición de Dios, no debe echar en olvido a los pobres que posiblemente carecen del sustento del que él, quizás, disfruta en abundancia. Por eso debe, con su sobriedad, subvenir en la medida que le sea posible a la necesidad de aquellos".

Bendicional 883-884

comida
Antes de la comida

Señor Dios, te damos gracias porque nos haces partícipes de tus maravillas; te alabamos por los dones de tu amor y te bendecimos por la amistad que nos concedes vivir en torno a esta mesa. Que esta comida en sencillez de corazón y en alegría sea profecía del banquete del reino. Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén.

Despúes de la comida

Nos hemos saciado, Señor, con los bienes que nos has dado; cólmanos también de tu misericordia. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R. Amén.

Antes de la cena

Señor Dios, que nuestra mesa sea lugar de intercambio fraterno, de afecto humano, de consuelo recíproco y de agradecimiento por todos tus dones. Tú estás presente entre nosotros porque eres el Amor, bendito por los siglos de los siglos.
R. Amén.

Despúes de la cenaJesusenelhuertodelosolivos

El Señor es bendito en sus dones, bondadoso en todas sus acciones. El, que vive y reina por los siglos de los siglos.
R. Amén.

Al sentir una tentación

¡Señor, no me dejes caer en la tentación! ¡Oh Señora mía!, acordaos que soy vuestro; guardadme y defendedme como cosa y propiedad vuestra. Angel de mi guarda, defendedme. Antes morir que pecar. 

Acción de gracias

Te damos gracias omnipotente Dios por todos tus beneficios, Tú, que vives y reinas, por los siglos de los siglos. Amén.