COLEGIO PARROQUIAL
SAN JUAN XXIII
Nivel Primario y
Nivel Inicial
Güemes 65
Ramos Mejía
Tel.: 011-4658-5779
Nivel Secundario y
Nivel Terciario
9 de julio 151
Ramos Mejía
Tel.: 011-4658-6522
Institucional ¿Por qué elegirnos? Pastoral Nivel Inicial Nivel Primario Nivel Secundario Instituto Técnico Superior Sta María Ex-alumnos

  • parroquia2.JPG
  • parroquia4.JPG
  • parroquia5.JPG
  • parroquia6.JPG
  • parroquia7.JPG
  • parroquia8.JPG
  • parroquia10.jpg
  • parroquia11.JPG
  • parroquia12.JPG
  • parroquia13.JPG
  • parroquia14.JPG
  • parroquia15.JPG
  • parroquia17.jpg
  • parroquia18.jpg

Historia de la Parroquia

Eduardo Giménez, en su libro "Aquel Ramos Mejía de Antaño", expresa cómo se llegó a la construcción de la Iglesia, una historia que comenzó en el año 1900.

Dibujo de la Iglesia realizado por Douglas Wright

 


El 18 de marzo de 1900 se reunió un grupo de personas en la quinta El Carmen, de Adolfo Labougle, y se designó una comisión encargada de recolectar fondos y de llevar a cabo los trabajos necesarios para la erección de un templo católico, en los terrenos donados para ese fin por la familia Ramos Mejía. Esto es, en la manzana delimitada por las calles Alvarez Jonte, 9 de Julio, Gral. Ricchieri y avenida Gaona. La comisión estaba integrada por las siguientes personas: presidente, Adolfo J. Labougle; vicepresidente, Juan García Fernández; tesorero, José P. de Azevedo; secretario, Faustino Miñones; y vocales, Juan Maupás, Leonardo Palacios, Antonio Podestá y Martín J. Haedo. Esta lista es la que figura en la placa de bronce que en homenaje a esa comisión se ha colocado en el atrio de la iglesia pero, según el diario La Prensa, también formaba parte de la misma el señor Cayetano Berrueta, como vocal.


Los primeros planos fueron presentados por el ingeniero Adolfo F. Büttner, que era partidario de levantar una capilla de modestas dimensiones y de iniciar las obras recién cuando estuvieran asegurados todos los recursos, hasta la conclusión de las mismas. Al parecer, la comisión no compartía la opinión del ingeniero Büttner y optó por los servicios del arquitecto Eduardo Le Monier, a quien le son aprobados los planos definitivos. Los trabajos comenzaron el 25 de diciembre de 1900, y se fueron ejecutando a medida que se recibían los aportes necesarios.


La construcción sufrió algunas interrupciones hasta que en 1903, cuando aún faltaban revoques, pisos, etc., la comisión dio a conocer un comunicado al vecindario de Ramos Mejía, en el que rendía cuenta de las donaciones recibidas y de las inversiones realizadas hasta el 31 de diciembre de 1902. Es interesante resaltar que, además de los generosos aportes personales en efectivo de los miembros de la comisión, por un total de 7.300 pesos, se detallan tres subvenciones votadas por el Congreso Nacional (para el año 1900, pesos 2.000; para 1901, pesos 1.500 y para 1902, pesos, 3.000), y más de trescientas personas que también ofrecieron donaciones en efectivo. Otros vecinos colaboraron con materiales, ornamentos y objetos varios, o con mano de obra gratuita en la realización de algunos trabajos. Se dejó constancia en el comunicado que el balance final arrojaba un déficit de 15.400 pesos, por lo que se aclaraba que esta deuda era un compromiso de honor que debía saldarse antes de intentar nuevos trabajos.


En estas condiciones, el templo fue consagrado al culto el 14 de febrero de 1903 por monseñor Antonio Espinosa, arzobispo de Buenos Aires, y dedicado a la Virgen de N. S. del Carmen, patrona del pueblo. Con fecha 30 de setiembre de 1920, la Capellanía Vicaria de Ramos Mejía fue elevada a la categoría de Parroquia por el obispo Juan Nepomuceno Terrero. Se recuerda al primer capellán vicario, el presbítero Bartolomé Caldentey, así como al presbítero Manuel Fernández, quienes lograron organizar la creación de asociaciones católicas de piedad y caridad, como el Apostolado de la Oración, Doctrina Cristiana, Cofradía de N. S. del Carmen, Hijas de María, Conferencia de Caballeros de San Vicente de Paul, y el Taller de Señoritas Aspirantes. Otra importante institución que se creó fue la Conferencia de Señoras de San Vicente de Paul, fundada el 16 de octubre de 1913, siendo su primera Junta Directiva integrada por las señoras: presidenta, María I. de Daguèrre; vicepresidenta, Serafina Z. de Storni; secretaria, Elisa Juvenal de Dumoulin Varonné; prosecretaria, Mercedes Lascano; tesorera, Graciana I. de Etchehoum; protesorera, Amalia Ferber; y vocales, Amelia B. de Batlle, Joaquina Rocamora de Roberts, María Elena O'Gorman de Rocamora, Petra Y. de Rocamora, Vicenta C. de Bies, M. H. de Sánchez Urtubey, Graciana E. de Daguèrre, Edelmira E. de Solís, María Luisa L. de Maffi, Blanca C. de Costa y Serafina Storni.


Consignemos que por Decreto de S. S. el Papa Juan XXIII, de fecha 25 de diciembre de 1962, el templo parroquial de Ramos Mejía fue agregado a la basílica de Santa María la Mayor, de Roma.


Al cumplirse los sesenta años de la consagración del templo, con fecha 21 de julio de 1963, día que además se dedicó a honrar a N. S. del Carmen, se organizaron numerosos actos solemnes, que culminaron con una misa concelebrada.


En la actualidad dependen de esta parroquia las siguientes organizaciones católicas: Apostolado de la Oración; Cofradía de N. S. del Carmen; Acción Católica de N. S. del Carmen; Liga de Madres de Familia; Ministerio del Alivio; Grupo Bíblico; Centro de Orientación para Familias; Animadores barriales; Escuela para padres; Caritas Ramos Mejía; Centro de Jubilados y Grupos de Oración.